· 

Hidratación

¿Sabías que, si no repones los líquidos que vas perdiendo a través del sudor, ocasionas que comiencen a fallar sistemas como la termorregulación del cuerpo?

 

Esto podría implicar una reducción en la fuerza o la energía, además de que pierdes la concentración (por ejemplo, el tacto fino: comienzas a nadar desarmad@). Ninguna persona deshidratada tendrá un buen rendimiento físico, y en vez de generarle beneficios, incluso su salud podría verse comprometida.

 

Mito: las personas ingieren bebidas deportivas para reponer los minerales que eliminan por medio del sudor. 

Realidad: durante la primera hora de una actividad cardiovascular solo eliminas agua, ningún mineral, porque apenas se están concentrando en las células. Puedes tomar una bebida con electrolitos para acelerar la rehidratación (su composición facilita que llegue a las células), pero no necesitas minerales. Luego de 60 minutos, pierdes sodio. Si nadas más de 5 kilómetros y no te rehidratas adecuadamente, el cuerpo tratará de buscar el equilibrio, por lo que comienza a sacar sodio, luego potasio y cloro.

 

Debes hidratarte antes y durante el entrenamiento; así terminarás los trabajos sin sensación de sed (deshidratación). El cuerpo está diseñado para absorber únicamente de 100 a 120 ml de agua cada 20 minutos, más o menos el contenido de un buche. Si consumes más, se almacenará en el estómago y lo traerás ahí hasta que se absorba lentamente. El problema que genera es la sensación de sentirte lleno. 

Escribir comentario

Comentarios: 0