· 

Siempre presente

¿Sabías que, los (as) hay brillantes, muy buenas (os) y también los que equivocaron de vocación?

Sin embargo, todos tienen algo en común. Deben tolerar y saber manejar las frustraciones de sus nadadores, muy por encima de las suyas.

Mucha veces somos ingratos (as), ni siquiera nos preocupamos de sus vidas o si todo está bien. Lejos estamos de dedicarles como ellos a nosotros (as)... claro, para eso les paga el Club, pensamos. Y contra todo esto, ellos seguirán ahí, creyendo en nuestro potencial; creándolo la mayoría de las veces.

Tu mejor guardián y guía en la piscina es él o ella, tu entrenador.

 

Da todo lo que tengas y exige lo mejor de él o ella para que juntos lleguen muy lejos y pongan en alto a Chile.  

Foto: Margarita Paz Vicuña

Escribir comentario

Comentarios: 0