· 

Sudamericano Master 2017

Hace unos días finalizó el Sudamericano Master de Natación, y no quedó exento de polémicas.

Cuando se habla de un Sudamericano, sea cual sea el deporte, se tiende a hablar de palabras mayores, especialmente porque deportistas de toda la región se unen para participar de la fiesta del deporte, otorgándole el título de uno de los campeonatos más importantes en el ámbito acuático, solo siendo desplazado por el mismísimo Mundial de Natación Master.

Durante 6 días aproximadamente 600 nadadores se reunieron en torno a los 8 carriles de la gran piscina olímpica de Arica, piscina que pretendía emular las instalaciones que albergaron los Juegos Olímpicos de Berlín en 1936.

La fiesta tenía día de inicio el 20 de Noviembre en donde los más de 600 nadadores previamente inscritos, llegarían a participar de las distintas pruebas a realizarse en la magna cita. 

Bastó solo unos minutos del primer día para que se desatara el caos

Entre 3 a 5 horas tuvieron que esperar los nadadores para poder acreditarse y participar en las distintas competencias, debido a que los registros de las inscripciones previas no coincidían con el Software ocupado para acreditar a los nadadores, y hasta algunos nadadores perdieron el tiempo de soltura, teniendo que competir sin haber probado la piscina.


Las instalaciones tampoco se quedaron fuera de las críticas
 

No más allá de un 20% de las instalaciones con sombra en una semana soleada y con altas temperaturas, generando desgate de los nadadores sin siquiera haber entrado al agua. Si bien la organización intentó aplacar esto con fruta e hidratación, no fue suficiente para los más de 600 participantes. A lo anterior se le suma el mal estado de las placas, delatado por la pantalla que estuvo solo el primer día del campeonato, marcando tiempos por sobre la medida de los cronometristas. Lo último llega a ser grave en un deporte en donde es vital el tiempo que se marca, dado que la forma digital es más fidedigna que el cronometro operado manualmente. Una centésima de segundo puede hacer la diferencia entre un primer o segundo lugar. 

 

La insólita respuesta por parte de la organización generó más molestias y dejó ver una mala preparación para este magno evento. Para empeorar las cosas, se dejó ver la insuficiente o nula mantención de los partidores, factor relevante a la hora de competir, ya que una buena salida permite obtener ventaja desde el instante en que inicia la competencia. Y para qué hablar de los partidores de espalda… inexistentes. 

 

Para más remate, los últimos días el agua estaba turbia. Llega a ser indignante que la organización, siendo esta dedicada a la natación, no considere estos factores tan relevantes para este hermoso deporte.

 

La organización falló gravemente al no establecer bien el inicio de las jornadas, especialmente en una ciudad donde las altas temperaturas y la baja humedad del ambiente son factores a considerar, si de deportes se habla. Especialmente en instalaciones con poca o nula existencia de sombra, considerando que el campeonato está diseñado para gente desde 20 años hasta muy por sobre los 75 años, llegando a iniciar las jornadas a las 11 de la mañana, hora donde se registran la mayores temperaturas. 

 

Un día antes del término del campeonato lograron dar la estocada final decidiendo que el uso de traje para aguas abiertas era obligatorio, forzando a la mayoría de los nadadores a arrendar trajes o, con el dolor de sus almas, retirarse de la prueba, destruyendo lo que quedaba de seriedad, además de invalidar las bases y demostrar la poca capacidad de adelantarse a las posibles dificultades y limitantes o directamente la pésima organización del campeonato.

 

Llega a dar tristeza las paupérrimas condiciones de los nadadores y de los jueces de la federación, quienes al momento de llegar aún no tenían confirmado el alojamiento y el que tuvieron estuvo lejos de ser un lugar decente para descansar. No hubo hora de almuerzo, ya que se hacía todo en una sola jornada. Solo una ambulancia para 600 nadadores es un descaro y las nulas condiciones de seguridad para aguas abiertas resultaron una mediocridad palpable.

 

Y aunque no todo fueron cosas malas, por una parte, destacar a los Jueces, quienes independiente del mal trato y pésimas condiciones pusieron todo de su parte para que este campeonato sobreviviera y pudiese seguir adelante para que el bochorno no quedara tan expuesto.

 

Llega a ser increíble que a algunos jueces ni si quiera les pagaron, y a los que pagaron fue una vergüenza, dando a ver el poco compromiso por mejorar el deporte. 

 

Es de esperar que los amantes de este deporte, aquellos nadadores que estoicamente mantuvieron un buen ánimo, buena actitud y dándolo todo por hacer que este evento fuese lo más ameno posible, maquilló a la organización, de quienes solo podemos aplaudir la calidad de las medallas, que aunque las de 2° lugar no fueron suficientes para todas las pruebas, su diseño sorprendió y agradó a todos.

 

Se entiende la envergadura que puede tener un evento de esta magnitud, y la gran cantidad de dificultades que puede conllevar y lo complejo que es ordenar y coordinar a las distintas naciones participantes, pero no deja de ser indignante que el Sudamericano sea una fecha importante en la planificación de todo nadador, tenga un costo elevado (aproximadamente USD$130 por participante que quisiera nadar en 2 pruebas diarias durante todo el campeonato), faltando sumar los costos de alojamiento, traslado y alimentación, y a final de cuentas haya tenido tan paupérrimas condiciones, dejando ver la poca seriedad y preocupación por parte de la organización de este evento.

 

Gracias a todos los participantes por su entrega y aguante a pesar de los inconvenientes. 

 

Como en cualquier parte del mundo, Chile no está exento de la inoperancia

 

pero lo decimos fuerte y claro:


se acabó con esa tolerancia a la mediocridad. Ser nadador no significa que debemos nadar contra la corriente y mucho menos tener que nadar en aguas sucias.

Escribir comentario

Comentarios: 10
  • #1

    Sergio soccal (miércoles, 06 diciembre 2017 21:09)

    Que buen artículo: describe en plenitud lo mal planificado del evento.

  • #2

    Karen Siebald Jaque (jueves, 07 diciembre 2017 03:51)

    Considerando los ingresos recaudados por los pagos realizados por los nadadores mas los aportes de la federacion, este evento debiera haber sido de un nivel superior, debiera exigirse una auditoria financiera ......

  • #3

    Richard (jueves, 07 diciembre 2017 05:08)

    Deveriam no mínimo devolver 50 % do valor pago aos nadadores pelas péssimas instalações , medalhas medíocres sem sequer colocar o ano do campeonato !!! chuveiros frios , sem proteção do sol nas arquibancadas , entre outros! Chile ��! Nunca mais

  • #4

    Bruni (jueves, 07 diciembre 2017 05:11)

    Que vergüenza que en este país aún no se tenga conciencia para los deportistas y siga el nepotismo en las federaciones y que los nadadores de alto rendimiento tengan que costearse absolutamente todo, hay que exigir una auditoría externa y acabar con los abusos

  • #5

    A.Gomez (jueves, 07 diciembre 2017 06:21)

    Cuando entenderá la Federacion que no sabe lo que hace. Me recuerda un estribo,solo sirve pa meter la pata. Y...Chile Master cuando irá por formar la Confederacion de deportes Acuáticos de Chile.

  • #6

    Mario Soto (jueves, 07 diciembre 2017 06:50)

    “No fui al evento, y en realidad creo que tuve suerte.”

    Que pena iniciar con estas palabras. Sin estar, hasta ahora sólo he escuchado y leído malos comentarios; y lo que me cuestiono, ¿quienes organizan, realmente tiene amor por este deporte? Los hechos hablan por sí solos. No caeré en descalificaciones, más bien pido justicia para todos aquellos que dejan tanto por este deporte.

    Espero, que este acontecimiento no quede impune y se investigue.

  • #7

    Daniel Frías (jueves, 07 diciembre 2017 07:03)

    Solo pedir disculpas.
    Recordando de un nadador argentino, que participó confiado por el perfecto sudamericano del 2005, organizado por mi compañero de equipo Miguel Tapia Courbis.

  • #8

    Eduardo (jueves, 07 diciembre 2017 07:56)

    Hace ya muchos años que Fechida es un cero a la izquierda, y peor aún durante la actual dirección, que de natación no saben ni menos de dirigir, están en esto por ambiciones personales.
    Como amante de este gran deporte les pido las más sentidas disculpas.
    Esperemos juntos que algún día la natación chilena tenga los dirigentes que se merece.

  • #9

    Fresia (jueves, 07 diciembre 2017 14:33)

    Yo estuve presente acompañando a un equipo de Santiago y debo reconocer y lamentar que todo lo mencionado, es verdad. Como país quedamos muy mal y dentro de lo malo, creo que no se puede volver a repetir esas interminables horas de espera para acreditarse. En lo positivo, destacar el compromiso y amor que tienen los nadadores master por esta disciplina y que gracias a ese entusiasmo el Sudamericano salió adelante.

  • #10

    Rodolfo (viernes, 08 diciembre 2017 11:05)

    Las instalaciones no creo que hayan sido malas han avido peores los que han viajado saben. Las instalaciones fueron adecuadas lo que si son antiguas con poca mantencion... pero poner sombra a todo como dicen es algo ilogico... la organizacion si fue un desastre.